Desde su descubrimiento, en 1895, los Rayos X han tenido un enorme impacto en la historia de la ciencia y la medicina moderna gracias a su enorme gama de aplicaciones.En sus inicios, las radiografías se usaron únicamente para descubrir tanto cuerpos extraños en el organismo como fracturas óseas, ...